Saltar al contenido

¿Cuáles son los tipos de riesgos de invertir en el mercado de valores?

¿Cuáles son los tipos de riesgos de invertir en el mercado de valores? Una de las primeras preguntas que todo inversor debería hacerse antes de invertir en cualquier tipo de producto, ya sea en el mercado de valores o en cualquier otro mercado es: ¿Qué riesgos afronto al invertir mi dinero en la bolsa de valores?

Tipos de riesgos para invertir en el mercado de valores:

Riesgo de mercado (también conocido como riesgo sistémico)

Este riesgo está relacionado con las tendencias del mercado que afectan a los movimientos que tienen lugar en el mismo, acentuando así su riesgo. Se asocia con la volatilidad que enfrenta el mercado en general, y también con la relación con los ciclos económicos. Este tipo de riesgo es el más amplio, y abarca todos los activos financieros: bonos, fondos, acciones, entre otros

Riesgo de liquidez

Este riesgo puede darse cuando se quiere vender o liquidar una posición a un determinado valor. Esto puede suceder porque en este momento puede no tener compradores por ese valor, y la falta de liquidez en el mercado nos obliga a vender a un precio más bajo. Por lo tanto, cuando se trata de invertir debemos saber la cantidad de capitalización de la empresa, porque no es lo mismo invertir en una empresa de gran capitalización que en una empresa de baja capitalización. Además debemos analizar el spread (Bid and Ask) de la empresa, que indica el grado de liquidez de la empresa.

Mayor margen – menor liquidez
Bajo margen – mayor liquidez
Riesgo no sistémico
Entendemos como riesgo no sistémico ese riesgo particular de cada empresa. Es decir, el riesgo derivado de factores específicos de cada empresa. Este tipo de riesgo sólo afecta a la propia empresa, no al resto del mercado.

Te Puede Interesar   Invertir en opciones binarias: Guía completa 2021

Se suele decir que este riesgo está diversificado, porque existe la posibilidad de reducirlo o controlarlo mediante una diversificación adecuada, una diversificación destinada a lograr una cartera de valores óptima.

Riesgo operacional

Es la que abarca todas aquellas pérdidas financieras originadas por fallas o deficiencias que puedan sufrir los procesos, las personas, la tecnología, los sistemas internos, entre otros.

En este tipo de riesgo no se tienen en cuenta las pérdidas causadas por los cambios en el entorno político, económico y social.

Por ejemplo, un FlashCrash puede producirse debido a un error humano o a un algoritmo de ordenador.

Riesgo de contrapartida

Este riesgo surge cuando una de las partes cumple su obligación de compra y la otra no lo hace simultáneamente.

Este riesgo se elimina en las transacciones realizadas a través de un mercado organizado. En el caso de los derivados, esta solución se evita al contar con una cámara de compensación, lo que no es tan fácil de llevar a cabo dada la complejidad de las operaciones de liquidación del mercado de valores, especialmente en los mercados OTC (no organizados).

Riesgo legislativo

Este tipo de riesgo no depende directamente del mercado. Depende del poder legislativo (parlamento, gobierno, regulador) modificar o crear leyes/reglamentos que puedan afectar a determinados sectores o al mercado en general. Tenga siempre en cuenta antes de invertir las leyes pendientes que, al ser promulgadas, podrían afectar negativamente al valor previamente seleccionado

El riesgo del precio

Es uno de los riesgos que el inversor suele tener más en cuenta, ya que una disminución del precio puede hacer que su inversión pierda valor. Principalmente el precio de una inversión se refleja a través de los diferentes factores que afectan a la oferta y la demanda.

Te Puede Interesar   Consejos para invertir en bolsa: TOP mejores 2021

Riesgo de inflación

Este es uno de los riesgos más importantes entre los inversores, ya que si la tasa de inflación es mayor que el rendimiento generado por nuestra inversión. Refleja el impacto de los cambios en la tasa de inflación en nuestras inversiones. El dinero invertido tendrá un menor poder adquisitivo, y por lo tanto podemos tener un valor real negativo. Es decir, la inflación reduce el ingreso que genera una inversión, aunque históricamente las acciones se han mantenido independientes de la inflación.

Riesgo de la tasa de interés

Mide la sensibilidad de sus inversiones a posibles cambios en los tipos de interés. Este riesgo afecta principalmente a las inversiones que ofrecen ingresos fijos, como los bonos o las acciones preferentes.

A todos estos riesgos hay que añadir otro tipo de riesgos menos habituales como pueden ser: atentados terroristas, catástrofes, guerras, entre otros. Otro tipo de eventos incontrolables que pueden afectar el precio de las acciones.

El riesgo de que mi corredor se rompa

En caso de que el corredor se averíe, nuestras acciones o fondos de inversión estarían a salvo, ya que tanto las acciones como los fondos no están a nombre del corredor, sino del inversor.

El Fondo de Garantía de Inversiones (FOGAIN) ofrece a los inversores de las entidades que lo integran (sociedades de valores, agencias de valores y sociedades gestoras) una indemnización de hasta 100.000 euros en caso de supuesta insolvencia de la entidad que presta el servicio de inversión, por el dinero y los valores depositados o confiados a la entidad